Error

Los abuelos como recurso

Marzo 23, 2012

 La violencia sin piedad con que la crisis económica viene presionando sobre millones de españoles desde hace más de un lustro, esta sirviendo de refuerzo a los tradicionales vínculos que por definición deben existir entre los miembros de la familia, la principal y la primera de las instituciones humanas, y base de todas las demás.


    Leí hace poco el resumen de un estudio actual, realizado por Gerardo Meil, catedrático de cialis generic impotence kamagra viagra viagra Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, en el que, entre otras conclusiones, extrae como resultado que “la solidaridad familiar es un valor en alza”, en el sentido de que la crisis ha conseguido que las familias se conviertan en un fondo social dispuesto a solucionar los acuciantes problemas, insalvables de otra manera, en los que se ven inmersos algunos de sus miembros. En este caso los hijos en paro.


    Las nuevas formas de desenvolverse en la sociedad actual: mejor alimentación, higiene adecuada, avances de la Medicina, y otras causas más que han venido a favorecer la condición de vida de cialis price comparison dosage los ciudadanos, han hecho posible que, llegado el momento de la jubilación, la mayor parte de las personas se encuentren en condiciones optimas de colaborar en apoyo de la familia, atendiendo a los pequeños cuando sus padres trabajan, llevándolos o recogiéndolos del colegio, prestando pequeños servicios en el hogar…, y así cooperar en cuanto les es posible con esas ramas del mismo árbol que son las familias de sus propios hijos. Un hecho que hemos venido comprobando y considerando natural en nuestra cultura por años y siglos. Pero ha llegado el momento para millones de españoles en que las cosas, como consecuencia de la anómala situación en la que nos encontramos, han llegado a alcanzar límites insospechados debido a la falta de buy cheap viagra soft puestos de trabajo, hasta el punto de que son más de un millón las familias de nuestro país en las que no tiene trabajo remunerado ninguno de sus miembros, sin que encuentren otra solución para subsistir que la de acudir a los ingresos por jubilación de los abuelos, y en no pocos casos asistir a los comedores de Cáritas o a las parroquias (Iglesia Católica, al fin) en busca de alimentos. Una alarmante tragedia, a la que ni a nivel particular, y mucho menos estatal, se deben cerrar los ojos.


    Y todo esto considerado en el mejor de generic cialis soft comparison los casos; pues hablamos de familias que han evolucionado con normalidad, no de familias rotas, que por desgracia también se cuentan por centenares de miles en nuestra sociedad, y en las que la solidaridad familiar debe de resultar mucho más complicada.


    Cuando la fronda de la abundancia desaparece y las hojas del árbol se caen, se deja ver el nido. Una imagen que escuché hace mucho tiempo y que no he olvidado nunca. El nido, símbolo del calor familiar, del hogar paterno, permanece, aun en las peores circunstancias, entre el cruce de ramas.


  Es muy propia de la condición humana la táctica del avestruz, la de esconder la cabeza debajo del ala delante de cualquier peligro. En el caso del hombre, esa vieja cualidad se suele emplear cuando el picaporte de la miseria ajena o de la injusticia social, golpea sobre su conciencia, y entonces procura no ver, hacerse el desentendido, y -salvo en muy meritorias y contadas excepciones, que por lo general el mundo no valora-, dejar correr la vida.


    Recientes informes de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) dan cuenta de que al menos 2.000 millones de seres humanos, lo que supone una tercera parte de la población mundial, están sometidos a privaciones alimentarias rigurosas que alteran su desarrollo corporal y cerebral, añadiendo que de ese conjunto de buy generic cialis overnight delivery pobladores del planeta, fallecen de hambre cada año cinco millones de personas. Sólo en Sudán del Sur -la nación más joven del mundo- “la situación de inseguridad alimentaria pasó de 3,3 millones en el año 2011, a 4,7 millones en el año actual, de los cuales casi un millón sufren inseguridad alimentaria grave”.


Los conflictos casi permanentes, las malas cosechas, el desconsiderado aumento de los precios, el regreso a su país de muchos emigrantes, aparecen como los motivos principales que han dado lugar a esa situación. “Se trata de una crisis que se avecina con rapidez y que el mundo no puede permitirse ignorar; la situación es desesperada”, asegura el director del PMA (Programa Mundial de Alimentos), Chris Nicoy. Para Manos Unidas, la falta de alimentos y la indigencia están íntimamente unidas; pues no se trata solamente de la carencia de alimentos o de cualquier otra clase de cialis mexican pharmacy bienes tangibles, sino de la privación de ayuda sanitaria, de escolarización, de puesto de trabajo o de una vivienda digna.


Conviene añadir, no sin rubor, que la falta de solidaridad en el llamado primer mundo, nos lleva a que tan sólo Noruega, Suecia, Dinamarca, Holanda y Luxemburgo, hayan cumplido con el objetivo señalado por las Naciones Unidas de aplicar el 0,7 por ciento del PIB, para la ayuda al desarrollo en los países más pobres de la tierra.


Y ahí nos encontramos nosotros, nuestro país, entre los que no cumplen con ese compromiso que sacude en las conciencias de quienes tenemos un algo para comer, una escuela para nuestros hijos, un hospital, y una vivienda mejor o peor, pero digna en donde vivir. Me refiero a la clase media española, que lo somos la inmensa mayoria. No cuento con los más pudientes, con los que ostentan el poder económico y político del nuestro y de los demás países desarrollados, sobre cuyas conciencias el impacto de esa llamada a la solidaridad sospecho que debe ser mucho más fuerte, aunque no lo parece. Andan ocupados en otros problemas, graves sí, pero a kilómetros de cialis purchase online años luz de los que en otras partes del  mundo mueren de hambre cada día. 

Humanismo cristiano

Febrero 25, 2012


  Es que ni siquiera se da una tregua para que la gente se pueda recuperar. Cada poco tiempo nos sale algún dirigente del Partido Popular bailando por peteneras, es decir, con algo que a sus afines, afiliados de a pie o simples votantes, ponen en tensión. Con motivo del reciente congreso celebrado en Sevilla, los señores Cervera, Bouza y Núñez Feijoo, presentaron una ponencia en la que se recogían como notas esenciales de la filosofía del partido los valores de la libertad, la tolerancia, la democracia y el humanismo cristiano, además de sentirse comprometidos con los problemas y las necesidades de todos los ciudadanos.
    Pues bien, un grupo -creo que mínimo- de compromisarios, presentaron una enmienda pidiendo se eliminase del texto presentado en dicha ponencia la expresión “humanismo cristiano”, y se incluyese en su lugar la de “humanismo occidental”, arguyendo que un partido político no debe identificarse con confesión religiosas alguna.
    La reacción de un importante número de generic viagra melt tabs ciudadanos ha sido fulminante. Decenas de miles salieron en defensa de sus derechos más íntimos, entre los que figuran en un primer lugar sus convicciones religiosas. Previendo las posibles consecuencias, el Congreso optó por rechazar la enmienda y mantener el texto de la ponencia con la expresión humanismo cristiano, tal como fue presentada.
    Es inexplicable lo que a ciertos individuos e individuas que pululan en la política les ocurre apenas huelen los aromas del poder, de un poder prestado y en tantos casos inmerecido. Qué necesidad tienen, me pregunto yo, de dar la nota de una forma tan pueril, o sea, de hacerse notar ¿Es que no saben que con esas cosas no se juega?, que cuesta sudor y lágrimas conseguir una mayoría parlamentaria, y que por una estupidez de tal calibre ( y más por dos y por tres, como está ocurriendo) se le puede hacer al partido un roto irreparable. La opinión general del ciudadano español con respecto al político es bien sabida: uno de los principales problemas del país. Así como suena.
    Uno piensa a veces, ante ciertos desmanes por parte de la gente en la que puso su confianza, que de seguir por esos derroteros no le extrañaría que antes o después aparezca una nueva opción, libre de ese tipo de complejos, que posiblemente nunca llegue a alcanzar esas metas de poder, pero capaz de restarle un treinta o un cuarenta por ciento de los votos de los cristianos españoles, hartos de que un día sí y otro también, se les hurgue en su fibra más débil.
    Supongo que no serán muchos los que gustan hacerse notar echando las patas por el aire; pero la estulticia es contagiosa, y, aunque parezca difícil, podría llegar el momento de que en España, como se oye por ahí, no quepa ni un tonto más.

Los tapices viajeros

Febrero 11, 2012


  Quizás por haberlos tenido tan cerca durante los años que viví allí, siento un afecto especial por los Tapices de Pastrana; unas de las piezas de extremo valor, tanto artístico como histórico, y sentimental para muchos, que sentimos en Guadalajara. Hace sólo unos días creo haber visto en televisión uno de estos tapices, inconfundible, como fondo de escena a una noticia de carácter internacional, enviada desde fuera y que me sorprendió con cierto desagrado.
    Enseguida me dirigí a las redes sociales y dejé en mi muro de Facebook algo así como esto: «Los famosos “Tapices de Pastrana” andan en romería de la ceca a la meca. No me parece mal. Pero me parecería mejor que no salieran de su sitio en la Colegiata. Tanto viaje pienso que no les debe favorecer demasiado. Me echo a temblar cuando algo de tanto valor, artístico e histórico en este caso, se saca de su hucha-relicario.» Sigo manteniendo la misma idea, más acentuada cuando leo que hasta principio del año próximo no volverán al lugar de donde se sacaron, que es donde deberían estar.
    De un lado al otro del Atlántico europeos y americanos están teniendo algo importante que ver y que disfrutar de nuestro patrimonio. Supongo que como correspondencia a su restauración llevada a efecto en Bélgica, donde ya se expusieron en Gante por primera vez; luego en Guadalajara, Toledo y Lisboa, antes de cruzar el charco e iniciar su periplo americano creo que en Washington, ahora en Dallas, y más tarde en San Diego, Indianápolis, y no sé si en alguna ciudad más de los Estados Unidos. Para regresar a su rincón de la Alcarria dentro de un año, si todo acaba como está previsto.
    Son enormes los Tapices de Pastrana,  más de cincuenta metros cuadrados de superficie cada uno, que deberán ser manejados con dificultad en cada traslado y con el consiguiente riesgo, siempre en razón directa con su tamaño. No es lo mismo trasladar de un lugar a otro una arqueta que un armario. De ahí que, aunque se hayan tomado, como cabe suponer, todas las precauciones y seguros que aconseja la prudencia más exquisita, el peligro existe. No debe extrañarnos que muchos pastraneros y otros afines se sientan (nos sintamos) preocupados hasta verlos en casa.
    El hecho de su exhibición tampoco lo podemos considerar acertado, pensando en el Turismo que tanto nos interesa. Lo más sensato, salvo mejor opinión, es traer a los turistas a donde están las cosas, no servírselas gratuitamente a la puerta de su casa. Ese reclamo se puede hacer con pasquines, fotografías, y con otros medios de promoción de los que ahora se dispone; nunca con el objeto en sí, que, cuando menos, siempre entraña un peligro. Es parte del quijotismo español que tanto mal nos hace y del que tan poco hacemos por corregirnos.


   Son algunos de los sustantivos que más se repiten entre un buen número de votantes del Partido Popular, ante lo que consideran errores por parte del equipo gestor de la nación en el primer mes de gobierno, después de ocho años de descalabros y de una España a la deriva, consecuencia de la deplorable gestión del gobierno cesante, cuyo paso por la historia más vale no recordar. El votante de toda la vida y el afiliado de buena fe comprometido con el ideal de su partido, no entienden que ciertos mandatarios de altura recién llegados se dediquen a meterles el dedo en el ojo con disposiciones que chirrían en lo más hondo de sus conciencia, tomando decisiones jamás esperadas y diametralmente opuestas con lo que en su día creyeron y decidieron votar.


    Hablaremos de tres de estas medidas, muy específicas, de las que llegan a la gente y a las que les vienen como anillo al dedo la terna de nombres que dan título al presente comentario. Hace como dos semanas nos sorprendió la noticia del nombramiento de doña Carmen Vela (paisana de Sigüenza para más inri) como Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, ¡casi nada!; cuyos méritos en el instante de ser designada para el cargo no iban más allá que el haber pertenecido como miembro activo al clan de la zeja -el mismo que tuvo por costumbre proferir los más agrios y malintencionados insultos al Partido Popular-, y haberse distinguido en campaña durante las últimas elecciones en favor del señor Rubalcaba, candidato del partido rival. Más cercana en el tiempo tenemos la obstinada negativa por parte de la señora alcaldesa de Madrid, de que se retire del Teatro Español, dependiente del ayuntamiento que ella preside, una fotografía que no es otra cosa que publicidad blasfema; argumentando que la mantiene en aras de la libertad de expresión, sin pararse a considerar que una cosa es la libertad de expresión, que todos deseamos y defendemos, y otra herir gravemente la sensibilidad religiosa de muchos millones de españoles, en su inmensa mayoría votantes de su partido y de ella misma. Y como remate, hasta el momento, habrá que referirse también a la emisión el pasado fin de semana del añejo programa “Informe semanal” de Televisión Española; todo un canto de exaltación y alabanza del bien hacer y ejemplar comportamiento en sus funciones del juez Garzón, un ilustre de la Judicatura al que pueden caerle un montón de años de inhabilitación por diferentes abusos en el desempeño de su cargo. Algún compromiso al respecto, aun considerando la ya dicha libertad de expresión, deberán tener los actuales responsables de la televisión estatal que pagamos todos. ¿Pequeños detalles?, no creo. Por lo demás, magnífico. Hemos mejorado considerablemente si contrastamos con lo que teníamos antes; pero hay ciertos asuntos que pulir, y otros que seguirán apareciendo. Nuestros problemas no son sólo de tipo económico y laboral, que con una buena gestión acabarán resueltos antes o después como esperamos, sino otros más de fondo que conviene atajar, también desde el principio. A los valores perdidos me refiero.   


Bolsa

El IBEX 35 y los Índices del Mundo por Investing.com Español
HOY EN
NUEVA ALCARRIA
Blogs destacados
  • Dasdivania

    Opinión
    Blog de José Luis Yáñez
    06/04/2014

    Me voy de Adler, convertida en una ciudad más calida y agradable.

Sorteos